Simbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada

  • Posted on: 15 March 2017
  • By: Tradición Perenne

Descubrí a Guénon hace más de veinte años cuando llegó a mis manos la versión castellana de su Introducción general al estudio de las doctrinas hindúes. Superados el asombro inicial y cierta indignación ante el tratamiento que merecía el pensamiento occidental en la obra del —para mí— desconocido autor, fui penetrando con creciente admiración en el nuevo continente espiritual que sus libros extendían ante mis ojos. Fue un deslumbramiento, como el “thaumázein” en el que Platón y Aristóteles (y ahora tam-bién Heidegger) vieron el origen del filosofar.
Muchos años después, comprobaba que una impresión análoga había experimentado Luc Benoist: “abrí por azar un libro firmado por el nombre desconocido de René Gué-non. Desde las primeras páginas, sentí que me aportaría lo que yo buscaba. Fue el men-sajero de la felicidad; yo había comprendido y, para algunos, comprender es la felici-dad”.
Súbitamente, al solo influjo de los libros de Guénon, se ordenaban y jerarquizaban intelectualmente en mi mente las innúmeras lecturas que había devorado sobre temas hierológicos y de filosofía oriental desde la adolescencia. Intenté, con escaso eco, transmitir a otros los motivos intelectuales de mi deslumbramiento en un estudio analíti-co sobre ese libro que aún hoy —después de haberse publicado su opera omnia., inclu-yendo sus libros póstumos— es una obra clave para penetrar en el pensamiento gueno-niano3.

Comentarios

Libro imprescindible para todos aquellos iniciados en las mieles del simbolismo.