Temática

Tema: Simbolismo
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Simbolismo Robert Ambelain San Andres y el Ave Fenix

Andrés. no es un nombre judío de circuncisión. Deriva del griego Andrôs (hombre), y más concretamente de Alexandrôs (hombre vencedor). Ahora bien, según opinión de Dom J. Dupont, O. S. B ., profesor de la abadía de Saint-André, que tradujo y anotó los Hechos de los Apóstoles en el marco de la Biblia de Jeru salén, ese nombre no sería en realidad sino la forma helenizada de Eleazar (cf. Los Hechos de los Apóstoles, Editions du Cerf, París, 1964, p. 58, nota referente al IV, 17). ¡En Dom J. Dupont, benedictino, podemos confiar!

Simbolismo Luc Benoist EL CENTRO Y EL CORAZÓN

Toda transmisión regular de una influencia espiritual proviene de un centro que se relaciona por medio de una cadena ininterrumpida al centro primordial mismo. Hablando en lenguaje geográfico, existen lugares que son más aptos que otros para servir de bases a esta influencia. Una geografía sagrada muy precisa ha determinado el emplazamiento de los santuarios, que posteriormente se han desarrollado en esos lugares y que se cuentan entre los más ilustres de la historia, como Delfos, Jerusalén o Roma para limitarnos al Occidente.

Simbolismo Titus Burckhardt EL SIMBOLISMO DEL AJEDREZ

El juego del ajedrez es originario de la India. Fue transmitido al Occidente medieval por medio de los persas y los árabes. La palabra "jaque mate" que deriva del persa (shah =rey y el árabe mat=ha muerto).

Simbolismo Louis Charbonneau-Lassay El simbolismo de la Hidra del Nilo y cocodrilo
«1. El papel del cocodrilo en la antigua simbología cristiana
    Desde que los griegos hubieron imaginado la ficción que hizo de Hércules el vencedor de la Hidra de Lerna, reptil espantoso cuyas siete cabezas iban creciendo una tras otra a medida que se las cortaban, el solo nombre de aquel monstruo fue tema de espanto y repulsión, y las hidras entraron a formar parte de los animales malditos que el hombre de entonces execraba.
Simbolismo El encuentro con la samaritana

#5. El Pozo de Jacob evoca un contexto nupcial

El episodio comienza con Jesús en camino a Galilea, y descansando en el pozo de Jacob. La historia de ese pozo la encontramos en el capítulo 29 del Génesis, donde Jacob conoce a su esposa Raquel, cuando ella llega a dar de beber a los animales de su padre Labán en este pozo, y él va de camino a Padán Aram, luego que Isaac le prohíbe casarse con una mujer cananea.

 

Simbolismo Louis Charbonneau-Lassay El Simbolismo del Pelícano

I. EL PELÍCANO EN LA NATURALEZA Y EN LA FÁBULA ANTIGUA

El Pelícano, como el Cisne, es al natural una gran palmípeda que alcanza a veces más de un metro de longitud. En el agua, tiene todas las cualidades y toda la elegancia del cisne en sus movimientos; es blanco, ligeramente tintado de color salmón, pero la bolsa colgante que lleva bajo el larguísimo pico y sus alas caídas hacen que no sea, en cuanto a belleza, más que el pariente pobre del cisne.

Simbolismo Simbolismo del Buen Pastor

Desde el comienzo del cristianismo, el «buen pastor» es la imagen de Jesús de Nazaret que, en su calidad de pastor, cuida y salva a su rebaño.

Simbolismo Ananda Kentish Coomaraswamy Eckstein

En un libro notable, Consider the lilies, how they grow (Matt. 6:28), publicado por la Pennsylvania German Folklore Society, 1937, Mr.

Simbolismo René Guénon La Piedra Angular

El simbolismo de la "piedra angular", en la tradición cristiana, se basa en este texto: "Piedra que rechazaron los constructores se ha convertido en piedra de ángulo", o, más exactamente, "en cabeza de ángulo" (caput anguli) 1. Lo extraño es que este simbolismo casi siempre se comprende mal, a consecuencia de una confusión que se hace comúnmente entre esa "piedra angular" y la "piedra fundamental", a la cual se refiere este otro texto, más conocido aún: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella" 2.

Simbolismo René Guénon Frases de René Guénon

El simbolismo de Jano Rene Guenon Jano, en el aspecto de que ahora se trata, es propiamente el ianitor [‘portero’] que abre y cierra las puertas (ianuae) del ciclo anual, con las llaves que son uno de sus prin-cipales atributos; y recordaremos a este respecto que la llave es un símbolo “axial”.

Simbolismo Titus Burckhardt El Simbolismo del agua

La economía moderna, a pesar de todos los conocimientos de que dispone, no ha querido considerar, desde hace mucho tiempo, una de las bases más importantes tanto de su propia existencia como de nuestra vida, a saber, la pureza del agua viva. Semejante olvido demuestra el carácter unilateral de su desarrollo, el cual, dejando aparte la cuestión del agua, es perjudicial para muchas otras cosas, y no de las menores, tales como el alma, o psique.

Tema: Caballería
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Caballería Isabel María Pérez Moreno San Bernardo y el Temple

Esta monja cisterciense hace una biografía de San Bernardo y relaciona su pensamiento y obra con la Orden del Temple.

Tema: Biografía
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Biografía Shankaracharya Shankaracharya

Cierto día, Shivaguru confió a su mujer su tristeza por no tener descendencia. Ella le respondió: -Vayamos de peregrinaje al templo de Shiva en Tirucivaperur (la actual ciudad de Trichur a 60km. al norte de Kaladi), e imploremos juntos las gracias del Gran Señor.

Tema: Mujer
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Mujer Susan Ross Mujeres y Alquimia. Caso particular de María la Judía.

En la mayoría de los casos la relación mujer-alquimia está más cerca de un concepto extático que de la pura realidad operativa. Al parecer ha gustado mucho el arquetipo de la Sorror Mística, esa Lorenzana Feliciani compañera del Conde Cagliostro, que nos limita a ser inspiradoras y apoyo espiritual del hombre alquimista.

Mujer Bernardo de Claraval De la mujer adúltera, de Susana y de la Bienaventurada Virgen María

1. ¡Qué rico eres en misericordia, qué magnífico en justicia, qué dadivoso en gracia, Señor Dios nuestro! No hay quien sea semejante a ti, larguísimo Bienhechor, justísimo Remunerador, piadosísimo Libertador. Graciosamente miras a los humildes, rectamente juzgas a los inocentes, misericordiosameente salvas a los pecadores. Estas, carísimos, son las delicias que sobre la mesa de este rico Padre de familias, en los textos de las Escrituras santas, si con cuidado lo advertís, se nos ponen con más copia que lo acostumbrado.

Mujer Bernardo de Claraval Sobre el modo de limpiar, adornar y amueblar la casa (*)

1. Entró Jesús en un castillo y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Muy oportunamente, a mi parecer. puedo usurpar aquí la profética exclamación: ¡Oh Israel, cuán grande es la casa de Dios y cuán espacioso el lugar de su dominio! ¿Por ventura no será grande, cuando en su comparación se llama castillo la espaciosísima latitud de esta tierra? ¿Por ventura no será grande aquella patria y región inestimable, cuando viniendo de ella el Salvador y entrando en el orbe de la tierra se dice que entra en un castillo?

Tema: Contemplación
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Contemplación Miguel de Molinos Miguel de Molinos

Hijo de Pedro Molinos y de Ana María Zuxia, Miguel de Molinos nació en la calle Mayor de la localidad turolense de Muniesa en 1628. De los dieciocho años a los treinta y cuatro se estableció en Valencia, donde estudiaría en el Colegio de San Pablo de los jesuitas. Allí se doctoró en Teología y se ordenó sacerdote. Fue beneficiado de la iglesia de San Andrés de Valencia, beneficio instituido por su compatriota de Muniesa Bernardo de Murcia, a la muerte de su anterior titular Juan Cabañero.

Tema: Misticismo
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Misticismo Bernardo Olivera Apuntes sobre el conocimiento propio en San Bernardo

Para el Abad de Claraval el conocimiento de sí mismo es el paso inicial del regreso y búsqueda de Dios. Es, por lo tanto, el fin próximo y primario de la vida monástica.

 

Pero, antes de hablar de esta curva de retorno, se impone una palabra sobre la perversión del amor carnal por parte de la curiosidad.

 

Misticismo Miguel de Molinos Miguel de Molinos

Hijo de Pedro Molinos y de Ana María Zuxia, Miguel de Molinos nació en la calle Mayor de la localidad turolense de Muniesa en 1628. De los dieciocho años a los treinta y cuatro se estableció en Valencia, donde estudiaría en el Colegio de San Pablo de los jesuitas. Allí se doctoró en Teología y se ordenó sacerdote. Fue beneficiado de la iglesia de San Andrés de Valencia, beneficio instituido por su compatriota de Muniesa Bernardo de Murcia, a la muerte de su anterior titular Juan Cabañero.

Tema: Iniciación
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Iniciación Bernardo de Claraval La ignorancia de estos que no se convierten (*)

El Apóstol dice: “Lo que algunos tienen es ignorancia de Dios” (1 Cor. 15, 34). Yo me digo, que están en esta ignorancia todos aquellos que no quieren convertirse a Dios. Pues ellos rechazan esta conversión por la única razón que ellos imaginan solemne y severa eso que Dios es todo suavidad; ellos imaginan duro e implacable lo que es misericordia; ellos piensan violento y terrible lo que es adorable. Así el impío se miente a sí mismo y se fabrica un ídolo en vez de conocer a Dios tal cual es.

 

Iniciación Bernardo de Claraval Triple Caída del Hombre Triple Retorno

1. Para volver a Dios existe un camino en sentido inverso a la caída del hombre. Cuando Adán vivía en el paraíso lo primero que perdió fue la presencia de Dios. Afirma San Agustín que el tentador nunca habría expulsado del paraíso al hombre, si antes no se hubiera introducido en su alma un movimiento de orgullo. La Escritura es categórica: Delante de la ruina va un corazón soberbio. En segundo lugar perdió la justicia, obedeciendo a la voz de su mujer antes que a Dios. Sabemos que la justicia es la virtud que da a cada uno lo suyo.

Iniciación Bernardo de Claraval Iniciación y conversión (*)

“Volved a mí de todo corazón!”(Jn 2, 12)

Tema: Despertar
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Despertar Bernardo de Claraval La ignorancia de estos que no se convierten (*)

El Apóstol dice: “Lo que algunos tienen es ignorancia de Dios” (1 Cor. 15, 34). Yo me digo, que están en esta ignorancia todos aquellos que no quieren convertirse a Dios. Pues ellos rechazan esta conversión por la única razón que ellos imaginan solemne y severa eso que Dios es todo suavidad; ellos imaginan duro e implacable lo que es misericordia; ellos piensan violento y terrible lo que es adorable. Así el impío se miente a sí mismo y se fabrica un ídolo en vez de conocer a Dios tal cual es.

 

Tema: Fe
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Fe Bernardo de Claraval La tierra entera estará llena de la majestad de Dios (*)

Hombre, no pongas obstáculos a tu reconciliación, sacarás de ella un peso mayor de gloria. Soporta con alegría, no solo con paciencia, las penas de la vida. No desprecies nada de lo que te puede procurar un día la gloria eterna. Di a ti mismo: cuando el Señor se habrá acordado de ti y habrá glorificado tu alma, ésta se acordará de tu cuerpo para tu propio bien. Delante de tu Señor, tu alma le hablará de tu cuerpo por su colaboración en el bien realizado.

Fe San Bernardo de Claraval Cada árbol se conoce por sus frutos (*)

Si vosotros creéis en Cristo, haced las obras de Cristo, para que se avive vuestra fe; el amor animará esta fe, la acción será la prueba. Vosotros que pretendéis permanecer en Cristo Jesús, os es necesario caminar a su mismo paso. Si vosotros queréis encontrar la gloria, si envidiáis a los dichosos de este mundo, si decís mal de los ausentes y devolvéis mal por mal, son cosas que Cristo no ha hecho. Decís que conocéis a Dios, pero vuestros actos lo niegan...

Tema: Gracia
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Gracia Bernardo de Claraval Vigilar en el Espíritu Santo (*)

Nos conviene estar atentos y vigilantes acerca de la obra de salvación que se está realizando en nosotros. Con una admirable sutilidad y la delicadeza del arte divino, el Espíritu Santo realiza continuamente esta obra en lo más íntimo de nuestro ser. ¡Que esta unción que nos enseña todo, no nos sea jamás arrebatado sin darnos cuenta y nunca su llegada nos encuentre distraídos! Al contrario, debemos tener nuestra mirada siempre atenta y el corazón abierto de par en par para recibir esta bendición generosa del Señor.

Gracia Bernardo de Claraval En el día de Pentecostés
1. Celebramos hoy, queridos hermanos, la solemnidad del Espíritu Santo, que nos llena de gozo y despierta nuestro fervor. El Espíritu Santo es lo más tierno de Dios. Dios todo bondad, y Dios en persona. Si celebramos las fiestas de los santos, con mayor motivo la de aquel por el que, existen los santos. Si ensalzamos los santificados, mucho más lo merece el que los santificó. Hoy es la fiesta del Espíritu Santo, porque se hizo visible el que es invisible.
Tema: Sí Mismo
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Sí Mismo Bernardo Olivera Apuntes sobre el conocimiento propio en San Bernardo

Para el Abad de Claraval el conocimiento de sí mismo es el paso inicial del regreso y búsqueda de Dios. Es, por lo tanto, el fin próximo y primario de la vida monástica.

 

Pero, antes de hablar de esta curva de retorno, se impone una palabra sobre la perversión del amor carnal por parte de la curiosidad.

 

Tema: Virtudes
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Virtudes Bernardo de Claraval Remedios para el Alma

1. Nuestra salvación reside en dos cosas: la justificación y la glorificación. La primera es el comienzo y la segunda su plenitud. Aquella exige trabajo, ésta cosecha los frutos de este trabajo. La justificación se realiza ahora por la fe, la glorificación tendrá lugar en la visión. El entendimiento apenas puede imaginar cuál será la glorificación de los ssantos en la vida futura.

Virtudes Bernardo de Claraval Sobre estas palabras del Apóstol: "El Reino de Dios no consiste en comer y beber".

1. El apóstol Pablo suele decir mucho en pocas palabras. Lo sabía muy bien aquel otro hombre tan sabio y elocuente para quien cada palabara del Apóstol le parecía un trueno. Precisa de tal manera, y lo proclama con tanto espíritu y energía, que todo lo expresa con orden, plenitud de sentido y admirable armonía.

Virtudes Bernardo de Claraval Sobre las Doce Prerrogativas de la Bienaventurada Virgen MAría

1. Muchísimo daño, amadísimos, nos causaron un varón y una mujer; pero, gracias a Dios, igualmente por un varón y una mujer se restaura todo. Y no sin grande aumento de gracias. Porque no fué el don como había sido el delito, sino que excede a la estimación del daño la grandeza del beneficio. Así, el prudentísimo y clementísinio Artífice no quebrantó lo que estaba hendido, sino que lo rehizo más útilmente por todos modos, es a saber, formando un nuevo Adán del viejo y transfundiendo a Eva en María.

Virtudes Bernardo de Claraval Sobre el modo de limpiar, adornar y amueblar la casa (*)

1. Entró Jesús en un castillo y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Muy oportunamente, a mi parecer. puedo usurpar aquí la profética exclamación: ¡Oh Israel, cuán grande es la casa de Dios y cuán espacioso el lugar de su dominio! ¿Por ventura no será grande, cuando en su comparación se llama castillo la espaciosísima latitud de esta tierra? ¿Por ventura no será grande aquella patria y región inestimable, cuando viniendo de ella el Salvador y entrando en el orbe de la tierra se dice que entra en un castillo?

Virtudes Bernardo de Claraval Los siete Dones del Espíritu Santo contra los Siete Pecados Capitales

1. La Sabiduría vence al mal, cuando Cristo, fuerza y sabiduría de Dios, aplasta a Satanás. Actúa con firmeza de un confín a otro del mundo: expulsa del cielo a los orgullosos, derrota en el mundo al malvado y expolia en el infierno a los avaros. Y todo lo dispone con suavidad: confirma en el cielo a los ángeles fieles, rescata en el mundo a los esclavos del pecado, y en el infierno libera a los condenados.

Virtudes Bernardo de Claraval Triple Caída del Hombre Triple Retorno

1. Para volver a Dios existe un camino en sentido inverso a la caída del hombre. Cuando Adán vivía en el paraíso lo primero que perdió fue la presencia de Dios. Afirma San Agustín que el tentador nunca habría expulsado del paraíso al hombre, si antes no se hubiera introducido en su alma un movimiento de orgullo. La Escritura es categórica: Delante de la ruina va un corazón soberbio. En segundo lugar perdió la justicia, obedeciendo a la voz de su mujer antes que a Dios. Sabemos que la justicia es la virtud que da a cada uno lo suyo.

Virtudes Bernardo de Claraval Las Siete Columnas (*)

Capítulo 1
 

Virtudes Bernardo de Claraval El misterio de la viña de Dios (*)

Hermanos, si reconocemos que la Iglesia es la viña del Señor, nos damos cuenta que no es una prerrogativa pequeña haber extendido sus límites a toda la tierra.

Tema: Jesucristo
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Jesucristo Bernardo de Claraval Sobre el modo de limpiar, adornar y amueblar la casa (*)

1. Entró Jesús en un castillo y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Muy oportunamente, a mi parecer. puedo usurpar aquí la profética exclamación: ¡Oh Israel, cuán grande es la casa de Dios y cuán espacioso el lugar de su dominio! ¿Por ventura no será grande, cuando en su comparación se llama castillo la espaciosísima latitud de esta tierra? ¿Por ventura no será grande aquella patria y región inestimable, cuando viniendo de ella el Salvador y entrando en el orbe de la tierra se dice que entra en un castillo?

Tema: Obras
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Obras San Bernardo de Claraval Cada árbol se conoce por sus frutos (*)

Si vosotros creéis en Cristo, haced las obras de Cristo, para que se avive vuestra fe; el amor animará esta fe, la acción será la prueba. Vosotros que pretendéis permanecer en Cristo Jesús, os es necesario caminar a su mismo paso. Si vosotros queréis encontrar la gloria, si envidiáis a los dichosos de este mundo, si decís mal de los ausentes y devolvéis mal por mal, son cosas que Cristo no ha hecho. Decís que conocéis a Dios, pero vuestros actos lo niegan...

Tema: Amor
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Amor San Bernardo de Claraval Cada árbol se conoce por sus frutos (*)

Si vosotros creéis en Cristo, haced las obras de Cristo, para que se avive vuestra fe; el amor animará esta fe, la acción será la prueba. Vosotros que pretendéis permanecer en Cristo Jesús, os es necesario caminar a su mismo paso. Si vosotros queréis encontrar la gloria, si envidiáis a los dichosos de este mundo, si decís mal de los ausentes y devolvéis mal por mal, son cosas que Cristo no ha hecho. Decís que conocéis a Dios, pero vuestros actos lo niegan...

Amor Bernardo de Claraval Iniciación y conversión (*)

“Volved a mí de todo corazón!”(Jn 2, 12)

Tema: Papado
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Papado Bernardo de Claraval Carta al Papa Eugenio III (*)

¿Cómo voy a atreverme a decir lo que siento? Bien veo lo que me espera: dirán que eso “no se ha hecho nunca así”, ya que no podrán decir que esté mal. Pero yo creo que ni siquiera es inusitado, pues sé que así se hizo en otros momentos. Y, por tanto, podrá ser que haya caído en desuso, pero no que sea una cosa insólita... Lo que ocurre es que no les gusta a los sátrapas, más amigos de la majestad que de la verdad.

Tema: Iglesia
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Iglesia Bernardo de Claraval Predicación a los seminaristas (*)

¡Ay de vosotros, los que no sólo os alzáis con la llave de la ciencia, sino también con la de la autoridad! No contentos con dejar de entrar vosotros, impedís de mil modos que entren los demás, a quienes debierais empujar, por razón de vuestro cargo, a que entrasen. Habéis arrebatado las llaves, en vez de recibirlas... ¿De dónde os viene esa ardorosa ansia de prelaturas, ese desenfreno de vuestra ambición, esa frenética locura por arrebatar prebendas?

Iglesia Bernardo de Claraval El misterio de la viña de Dios (*)

Hermanos, si reconocemos que la Iglesia es la viña del Señor, nos damos cuenta que no es una prerrogativa pequeña haber extendido sus límites a toda la tierra.

Iglesia Bernardo de Claraval Contra Cluny (*)

Nadie se atreve a reprender con libertad cosas que, aunque sean reprensibles, son conformes con la flaqueza humana. Nadie se atreve a indignarse severamente contra otros por cosas en las que uno mismo se muestra blando consigo. Voy a hablar, pues. Hablaré, aunque me tacharán de atrevido; pero diré la verdad. ¿Cómo se ha entenebrecido la luz del mundo? ¿Cómo se ha vuelto insípida la sal de la tierra?

Iglesia Bernardo de Claraval Carta al Papa Eugenio III (*)

¿Cómo voy a atreverme a decir lo que siento? Bien veo lo que me espera: dirán que eso “no se ha hecho nunca así”, ya que no podrán decir que esté mal. Pero yo creo que ni siquiera es inusitado, pues sé que así se hizo en otros momentos. Y, por tanto, podrá ser que haya caído en desuso, pero no que sea una cosa insólita... Lo que ocurre es que no les gusta a los sátrapas, más amigos de la majestad que de la verdad.

Tema: Santos
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Santos Bernardo de Claraval Carta al Papa Eugenio III (*)

¿Cómo voy a atreverme a decir lo que siento? Bien veo lo que me espera: dirán que eso “no se ha hecho nunca así”, ya que no podrán decir que esté mal. Pero yo creo que ni siquiera es inusitado, pues sé que así se hizo en otros momentos. Y, por tanto, podrá ser que haya caído en desuso, pero no que sea una cosa insólita... Lo que ocurre es que no les gusta a los sátrapas, más amigos de la majestad que de la verdad.

Santos Bernardo de Claraval La triple muerte de los santos

1. La muerte de los santos vale mucho a los ojos del Señor, unas veces por su vida, otras por el motivo de su muerte y otras por ambas cosas juntas. La vida de los confesores que mueren en el Señor, hace valiosa su muerte. Y en los mártires, que mueren por el Señor, unas veces sólo les da valor el motivo de su muerte, y otras la causa y la vida juntamente.

Santos Bernardo de Claraval Predicación a los seminaristas (*)

¡Ay de vosotros, los que no sólo os alzáis con la llave de la ciencia, sino también con la de la autoridad! No contentos con dejar de entrar vosotros, impedís de mil modos que entren los demás, a quienes debierais empujar, por razón de vuestro cargo, a que entrasen. Habéis arrebatado las llaves, en vez de recibirlas... ¿De dónde os viene esa ardorosa ansia de prelaturas, ese desenfreno de vuestra ambición, esa frenética locura por arrebatar prebendas?

Tema: Monacato
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Monacato Bernardo de Claraval Contra Cluny (*)

Nadie se atreve a reprender con libertad cosas que, aunque sean reprensibles, son conformes con la flaqueza humana. Nadie se atreve a indignarse severamente contra otros por cosas en las que uno mismo se muestra blando consigo. Voy a hablar, pues. Hablaré, aunque me tacharán de atrevido; pero diré la verdad. ¿Cómo se ha entenebrecido la luz del mundo? ¿Cómo se ha vuelto insípida la sal de la tierra?

Tema: Hipocresía
Temaorden descendente Autor Cuerpo
Hipocresía Bernardo de Claraval De la mujer adúltera, de Susana y de la Bienaventurada Virgen María

1. ¡Qué rico eres en misericordia, qué magnífico en justicia, qué dadivoso en gracia, Señor Dios nuestro! No hay quien sea semejante a ti, larguísimo Bienhechor, justísimo Remunerador, piadosísimo Libertador. Graciosamente miras a los humildes, rectamente juzgas a los inocentes, misericordiosameente salvas a los pecadores. Estas, carísimos, son las delicias que sobre la mesa de este rico Padre de familias, en los textos de las Escrituras santas, si con cuidado lo advertís, se nos ponen con más copia que lo acostumbrado.

Páginas